Dietética y Nutrición




En este apartado, queremos dar la importancia que se merecen los alimentos, la manera en que los utilizamos y finalmente lo que nos aportan al organismo.
Como todos sabemos, es muy importante comer adecuada y equilibradamente para llevar una vida sana en armonía con nuestro cuerpo y nuestra mente.
Cada célula de nuestro organismo, necesita que la mimemos mucho para que ellas puedan trabajar y funcionar correctamente.
Los niños juegan un gran papel en todo esto.
Desde pequeños, es muy importante enseñarles a comer de todo, y que mejor manera de hacerlo que ver como sus padres comen sano, lo que queremos predicar se consigue con el ejemplo y un ejemplo de ello es mi hermano.
Él tiene nueve años y es un niño muy alegre, que desprende mucha luz, o como también decimos muchas veces "tiene ángel".
Él ha aprendido de nosotros a saber valorar cada alimento y comer adecuadamente para rendir en su día a día.
Para mí es un gran maestro, que me enseña constantemente nuestra esencia pura y me hace reflexionar mucho sobre la importancia de nuestras acciones, ya que todos aprendemos y adquirimos cosas de todas las personas que pasan por nuestra vida, por nuestro lado...
Es por todo ésto, que de una forma dinámica y didáctica, a través de vídeos, fotos, escritos, juegos para los más peques... 
Con un amplio recetario con propuestas de platos sencillos, recetas para personas con el síndrome celíaco y un sinfín de recetarios para todos/as.

 Si como bien, me siento bien
¿Comemos por comer? ¿Comemos para nutrirnos?
Son preguntas simples, que a la vez dan mucho que hablar.
Sabemos que nuestro organismo necesita alimentos para llevar a cabo nuestro día a día.
¿Que tipo de alimentos son los que nos proporcionan realmente la energía y la nutrición que nuestro cuerpo-mente necesita para estar o sentirse en un estado óptimo?
Actualmente las prisas, la inmensa cantidad de horas que pasamos fuera de casa, y el stress acumulado, hace que el valor que se merecen los alimentos que ingerimos pasen inadvertidos o simplemente nos excusamos porque no sabemos cocinar o comprar alimentos de gran calidad.
Cuando hablo de calidad me refiero a productos frescos, orgánicos y no adulterados.
Nuestro propósito es sentirnos bien, comiendo bien a partir de una dieta equilibrada.
Somos conscientes de los alimentos que nos da la naturaleza y los que proporcionamos a nuestro cuerpo. Comer disfrutando y sabiendo que nutrimos cada rincón de nuestro organismo, nos hace sentir vitales, fuertes y sanos. A partir de hoy, de ahora sigo una dieta equilibrada y me siento fenomenal.

La dieta equilibrada
Consiste principalmente en tener una alimentación variada y en cantidades proporcionadas repartidas durante el día.
Tendremos en cuenta para saber la cantidad adecuada para cada persona diversos factores como:
-La edad, el peso, la altura, la actividad física...

La base de esta dieta está compuesta por componentes indispensables, llamados macro-nutrientes como son:

-Los hidratos de carbono: Se recomiendan unas 5 raciones repartidas durante todo el día. Es importante incluirlos en el desayuno, para obtener la energía suficiente para empezar bien el día. 
Pastas, arroces y cereales integrales, ya que aportan mas nutrientes y mas fibra que los hidratos refinados.
Las legumbres son ricas en hidratos de absorción lenta y contienen proteína vegetal, se recomienda comer de 2-3 veces por semana.
Las verduras y frutas nos ayudan a regular el organismo, y son ricas en vitaminas y minerales. Comer al día 2-3 piezas de frutas nos aporta fibra y azúcares complejos que nos ayudaran a mantener el índice glucémico. 
Comer 2 raciones de verdura al día, aconsejable que se consuma tanto cruda (ejemplo: ensaladas) como cocinadas (al vapor, al horno, hervidas y al papillote), repartidas durante el día.
El método mas aconsejado es al vapor, ya que no se pierden tantos nutrientes como en otro tipo de  elaboración.

-Las grasas: Encontramos los ácidos grasos saturados y los insaturados. La carne, los huevos, los lácteos, mantequilla y manteca de cerdo entre otros, estarían en el grupo de los saturados. Es conveniente reducir su consumo ya que los ácidos grasos saturados aumentan el colesterol malo (LDL) provocando así enfermedades cardiovasculares. 
Los ácidos grasos insaturados se dividen en 2 subgrupos:

  • Los Monoinsaturados: Encontramos alimentos como el aceite de oliva, el aguacate, los frutos secos... Este ácido graso previene de las enfermedades cardiovasculares porque aumentan el colesterol bueno (HDL).
  • Los Poliinsaturados: Aceites vegetales, pescado azul, aceites de pescado y marisco. Disminuyen los niveles de colesterol malo (LDL).
-Las proteínas: Se recomiendan 2 raciones al día. Si al mediodía comemos pescado, a la noche comeremos carne o huevo o a la inversa. El pescado se recomienda comer de 2-3 veces por semana y variar el uso de pescado azul y el blanco. El pescado azul nos aporta un sinfín de nutrientes como las grasas omega-3 y omega-6 que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, además es rico en vitaminas y minerales. Tipos de pescado azul: atún, caballa, trucha, salmón, sardina, emperador, boquerón, bonito...
El pescado blanco nos aporta muy pocas calorías, ideal para personas que realizan dietas hipocalóricas. Es un pescado suave y muy digerible. Rico en vitaminas y minerales. Encontramos diferentes tipos de pescado blanco como: bacalao, mero, lenguado, gallo, rape, merluza...
Es aconsejable el consumo de carnes blancas, ya que contienen menos grasas que las carnes rojas, estas últimas se recomienda su uso de 2-3 veces al mes como mucho. Su uso en exceso es muy perjudicial ya que su alto contenido en grasas saturadas y otras sustancias, pueden provocar múltiples enfermedades como: obesidad, cáncer, enfermedades cardiovsculares...
Tipos de carne blanca: el pavo, el pollo, la gallina, el conejo...

También tendremos en cuenta los micro-nutrientes, aunque en cantidades muy inferiores, són:
-Las vitaminas.
-Los minerales.
Los encontramos en muchos alimentos: verduras y hortalizas, frutas, legumbres, carne, pescado, frutos secos, leche y derivados...

Algunos consejos dietéticos no mencionados anteriormente:
  1. Es conveniente ingerir alimentos frescos y de temporada.
  2. Es aconsejable beber abundante agua: 1'5l-2litros/día.
  3. Utilizar aceite de oliva: 2-3 cucharadas soperas al día.
  4. Hacer de 5-6 comidas repartidas durante el día.
  5. La leche y derivados lácteos es recomendable que sean desnatados.
  6. Comer en horarios regulados, sentado en una posición cómoda y masticando y saboreando lentamente todos y cada uno de los alimentos.
  7. Evitar los tipos de cocción grasientos como: fritos, rebozados...
  8. Practicar ejercicio físico. 
  9. Tomar farinaceos integrales (anteriormente explicado en el apartado de hidratos de carbono). 
  10. Evitar el azúcar u otros edulcorantes perjudiciales para la salud (espartamo,sacarina...), es recomendable el uso de la stevia por su naturalidad y beneficios para la salud. También la fructosa, de gran poder endulzante y por lo tanto se necesita menos cantidad para notar su sabor y se ingieren menos calorias. Aquí os recomendamos un enlace de dulces saludables. Dulces Sanos B&B
  11. Compartir nuestro tiempo de la comida con los que mas queremos, es una buena forma de disfrutar de los alimentos y de los nuestros. 
Yasmina




Temas dietéticos
                                





Planificación de tu 
menú saludable
Prevenir la anemia

     






   

Mimar nuestra piel



Vitamina D



Estreñimiento













   
Las necesidades alimentarias
 en la madurez

Alimentos para combatir
 los dolores menstruales







Alimentos para combatir
la hipertensión


Alimentos bajos en
 estrógenos















Adiós a la celulitis







Ser vegetariano


Alimentos que iluminan la piel
Dieta alcalina
Alimentación infantil
Estado de ánimo arriba
Empieza ya
Plan detox 21 días
Proteínas
El fin de las calorías
Ser un nuevo diabético o uno menos

Ser vegano











































Osteoporosis

No hay comentarios:

Publicar un comentario