viernes, 10 de marzo de 2017

Libérate del equipaje pesado

Sentado en el sofá encuentras pensamientos escondidos, quizá se habían creído por enterrados y de repente florecen.

La carga de ellos, hacen que la mochila pese y con el paso de los años te es mas difícil deshacerte de ellos.

Cuando crecemos nos toca absorber como esponjas un sistema educacional que nos inculcan en casa, en la escuela, en la sociedad...
Aveces bueno, otras no tan bueno...

En esas etapas tan importantes de nuestra vida suceden muchas cosas que nosotros vamos aprendiendo y digiriendo a nuestra manera.

Depende de ese proceso, cuando somos grandes afrontamos con una visión las cosas que nos suceden.

Cuando un niño crece sin amor, sin atención y sin una serie de valores o pensando que es una víctima, su carencia cuando crezca sera infinita y bien reflejará de alguna manera u otra, esos aspectos en su futuro.

Sería magnífico poder desarrollarse en un ambiente en el que recibes amor, atención, te enseñan a liberar tus miedos, te apoyan a levantarte después de una caída, te enseñan a utilizar el cinturón de las herramientas emocionales, creces en plena libertad de expresión...

Educar a un niño es algo complejo y cada uno lo hace de la mejor manera posible o del modo en el que a él le enseñaron. Es cierto que las herramientas que puedas dar a ese ser diminuto facilitaran su trayectoria por el paso de la vida.

Vamos a hablar de este momento presente. Como te encuentras ahora mismo?¿ Eres feliz?¿ Sabes afrontar tus miedos?¿ Te sientes vací@?¿ Vives en armonía?¿

Es momento de hacer introspección y asegurarnos de que todo este bien, que nos encontremos en paz y emocionalmente equilibrados. Sino es así hay que empezar por ver el motivo o los motivos por los que no podemos avanzar y hemos de trabajar en la raíz del problema.

Imagina que tienes una planta que ya no crece mas, se ha estancado, quizá la tierra de hace años ha dejado de nutrirla, quizá el tiesto en el que esta se haya quedado pequeño o quizá necesite un poco de abono para crecer. Esa planta necesita un cambio, sea cual sea, sino no habrá manera de que crezca. Igual que la planta, nosotros arrastramos una serie de cosas vividas en la infancia en el que seguir con ellas nos hace que no podamos evolucionar. Necesitamos cambiar esa emoción, aceptar, perdonar, progresar...

Si necesitas ayuda de un profesional ves a por él, si necesitas algún remedio alternativo o terapia, incluso tu mismo eres tu gran maestro con la ayuda de tus guías.

Puedes empezar por algunas técnicas a hacer en casa, como por ejemplo viajar al pasado y pensar en esa carencia, o ese motivo que no te deja avanzar o cualquier problema que no hayas solucionado.

Acepta que tus padres, han hecho lo mejor que han sabido hacer por educarte y si hay algo que no han hecho bien perdónalos en tu interior, vivir con ese dolor o esa rabia te acabarán destruyendo. No se trata de ver si tienen razón o no sobre ese motivo, sino de dar un paso a reconciliar tu dolor interno con ellos y que liberes el odio.

Otra cosa muy importante es reflexionar sobre tus carencias y que hacer al respecto.

Por ejemplo: Imagínate que “No crees en ti”.
De pequeño no te dejaban experimentar y siempre tenias un no por respuesta, creciste reprimiendo tu manera de hacer las cosas y ahora de grande no crees en ti porque nadie te animó a hacerlo.

Lo importante es que primero encuentres el problema, luego el motivo y que trabajes en ello.
Lo que comentaba antes aquí tienes que perdonar a tus padres de no saberlo hacer de otra manera y luego has de trabajar tu autoestima.

Has de empezar por aceptar quien eres.
Anota todas las cualidades que tienes y valoralas.
Cada día repite dentro de ti:-creo en mi mismo!¡ -Me merezco sentirme bien!¡
Siéntelo con toda tu fuerza dentro de ti. Hazlo durante 1 mes o mas tiempo si es necesario. Cuantas veces al día lo necesites. Que esas frases retumben dentro de ti.

Durante el proceso, si necesitas llorar hazlo, limpia todo tu ser y da paso a otra persona mejor que esta por llegar.

La mayoría de cosas se encuentran a nuestro alcance y sin hacer nada no se va a a solucionar nada.

La finalidad de todo esto es poder avanzar en la vida en plena armonía, amándonos, disfrutando y ayudando a otros a poderlo hacer.

Tu sonrisa es un reflejo de mi sonrisa y la del mundo entero.

Libérate de esa mochila pesada que arrastras durante décadas y lleva tu maleta de ruedas cargada de amor para repartir.