viernes, 16 de diciembre de 2016

Empieza ya


Como cada año nos encontramos en estas fechas a punto de empezar las comidas sabrosas y a la vez copiosas de las fiestas.
Un día a la noche cenamos canapes+calamares rellenos+vino y cava+turrones+frutos secos, etc.

Al día siguiente nos levantamos con una reserva en el estómago para 4 días y decimos que no vamos a comer mucho y cuando llegamos a casa de los familiares o amigos y nos reciben con esos manjares tan 


suculentos, empieza de nuevo el atraco.
Cuando parece que levantas cabeza y has entrado en un nuevo año, aparecen los reyes. Hasta que no han pasado esos días no decidimos hacer nada, solo comer, sentarnos, etc.

A principios de enero el consumo de alimentos bajos en grasa aumenta, los gimnasios rozan su aforo y l@s dietist@s están en auge.

Siempre nos gusta todo a última hora, esperando resultados en poco tiempo.
Pues bien, ¡os traigo una propuesta!

Que me decís si en vez de esperar a empezar algo en enero, empezáis ya.
Llegareis renovados para estas comidas en aspecto, salud y vitalidad y posteriormente no os costará empezar porque ya lo habréis hecho antes.
Primero empieza a comer equilibrado y a comer alimentos que depuren tu organismo, como por ejemplo mucha verdura y fruta.

Puedes ayudarte de plantas para hacerte infusiones, que te limpien el hígado como el boldo, alcachofera, cardo mariano, etc.

Bebe mucha agua, de vez en cuando exprímete un limón en un vasito de agua, también te ayudará a limpiar toxinas.

Practica deporte, cada día. Combínatelo. 
Si un día sales a correr, al día siguiente ves a caminar para no sobrecargar tus rodillas. Al otro por ejemplo puedes ir en bici y ejercicios en casa o gimnasio. Si solo puedes ir a caminar, pues ves a caminar, tú cuerpo ya se estará moviendo. Sube cada día el ritmo y la intensidad.

Cuando al final lleguen las fechas navideñas puedes equilibrar tu ingesta. Por ejemplo, si el 24 de diciembre sabes que tu cena va a ser pesada, ese día equilibradamente comeremos cosas que nos aporten menos calorías y sean más digestivas, para ayudar al estómago a que pueda trabajar mejor.

Una vez en el banquete, os recomiendo que el pica pica os lo pongáis en el plato, porque así realmente veis y saboreáis poco a poco lo que coméis.
Si a la mañana siguiente no tenéis hambre, intentar comer algo, ya que vuestro organismo necesita alimento para trabajar correctamente.
Un zumo o pieza de fruta y una infusión para depurar.

Si el 25 a las 19.00 de la tarde ya estáis fuera en la calle, aprovechar para caminar y bajar toda la comida. Cualquier momento es bueno.
Aunque por la noche debéis tener en cuenta que vuestro cuerpo ha de descansar y si lo exponéis a una actividad dura os costará conciliar el sueño porque estaréis muy activos.

Si sigues estos consejos cuando llegues a enero no tendrás que esperar a decir año nuevo, vida nueva. Rompe esquemas. Ya estarás más que preparado para seguir con tu nueva vida saludable que has empezado ahora mismo y no aquella que empezarás el día de mañana y que tiene fecha de caducidad.






La palabra no es renunciar, porque no has de prohibir tu vida, sino de entender lo que tu cuerpo necesita para trabajar bien y estar en forma.
Preparado… empieza ya

Espero que os haya gustado y compartáis vuestra opinión con nosotr@s.
Nos vemos en el próximo post, ahora marcho a running.
¡Felices y saludables fiestas!