miércoles, 27 de enero de 2016

Mantequilla de coco

Vamos a fabricar una rica mantequilla de coco en pocos minutos. Hemos decidido hacer esta variedad de mantequilla por su sabor y propiedades. El proceso de la mantequilla de coco y el del aceite virgen de coco son muy distintas. El aceite es producido a través de manipulaciones de presión o centrifugado de la pulpa. La mantequilla es el resultado de moler el contenido del coco u otras variedades del coco, como puede ser el rallado, cogiendo la textura de una crema sólida y untuosa. Su contenido en calorías es alto aunque en pocas cantidades es muy saludable como todo alimento. Favorece al colesterol bueno HDL y hace bajar el malo LDL. Su uso puede ser a nivel alimenticio, ya sea bien en postres, untada en tostadas, en diferentes recetas o también en uso externo, como en la piel y el cabello, ya que el coco es muy nutritivo y a su vez reparador.

Los pasos para confeccionar la mantequilla son bien sencillos. Manos a la obra.
1-Si el coco es fresco y entero lo que vamos a hacer es abrirlo por la mitad y extraer su pulpa.

2-En el caso de que no tengáis coco en casa ( como ha sido mi caso) , podemos sustituirlo por coco rallado.
3-Lo ponemos en una  batidora o túrmix de alta potencia y procedemos a su elaboración. Después de unos minutos vemos que su textura ha cambiado. Extenderemos la mantequilla en un recipiente y lo dejaremos a temperatura ambiente.

4-Por encima le he puesto un toque de canela (opcional).
Puedes comértelo como más te apetezca y hacer tus propias combinaciones. Por ejemplo una tostada untada con mantequilla de coco y mermelada de piña.
Son muchas sus propiedades, entre otras, antioxidantes, hepatoprotectora, hipoglucemiante, hipoglucemia, etc. 
El valor nutritivo de este fruto lo encontramos en la parte de la semilla que contiene:
-Minerales como magnesio,  calcio, hierro, fósforo, zinc,  yodo, et.
-Vitaminas como   B1 B2  E y C.
-Grasas polinsaturadas y saturadas.