jueves, 2 de julio de 2015

Semillas de amapola


Estas fantásticas semillas se encuentran en las amapolas. Conocemos la belleza de estas


flores aunque no sus propiedades a nivel nutricional.
Sus semillas se utilizan en la cocina de muchos países por su agradable sabor y propiedades medicinales.

Vamos a ver qué propiedades nos ofrece y cómo podemos consumirlas.

Su riqueza en ácidos grasos insaturados, hace que esta semilla nos prevenga de muchas enfermedades cardiovasculares y tenga propiedades antioxidantes, destacamos su fuente en omega-3 y omega-6.

Alto contenido en fibra, que nos hace regular nuestro intestino y saciar nuestro apetito.

Encontramos entre sus vitaminas la C, también contiene vitamina E y del grupo B como la B1, B2,B3,B5,B6,B9…




Sus minerales como el magnesio, potasio, fósforo, manganeso, cobre, hierro, selenio y muy rica en calcio: esta semilla junto con el sésamo están especialmente indicados en personas que padecen osteoporosis por su alto contenido en este mineral.

Es muy buena para el sistema nervioso, ya que en etapas de estrés nos tranquiliza, es considerada como un sedante natural. Vigilaremos con las dosis para no pasarnos y evitar efectos contrarios de mucho sueño.

Nos ayudan a aumentar las defensas y reforzar nuestro sistema immunológico, gracias a la vitamina E y C.

Hay diferentes maneras de comerlas:

En panes, pasteles, galletas y en general en toda la repostería.
En yogur poniendo 1 cucharadita de postre.
En un zumo de frutas natural o incluso en agua.
En ensaladas para darles un toque. Estas semillas tienen sabor como a nueces.
En gazpacho, purés, sopas…

Las encuentras en herboristerias y su precio es económico.

Aprender cada día que alimentos nos regala la tierra nos ayuda a encontrar lo mejor para nuestro equilibrio nutricional. Nuestras células y organismo lo agradecen.