viernes, 27 de febrero de 2015

Gurupina con papas y harina














Esta es una receta muy antigua, que en mi casa se ha hecho toda la vida. Que además de estar buena y suave, es baratita y nos arregla un primer plato, poniendo un segundo bien ligerito, ya que llena bastante.

Ingredientes: Para 4 personas.

4 Patatas medianas.
1 Pimiento seco choricero.
3 tomates pequeños.
1 Cebolla grande.                         
½  Pimiento verde.
3 Dientes de ajo.
Pimienta.
Pimentón dulce o picante.
Harina.
Aceite de oliva.
Sal.


Elaboración:

Lavamos el pimiento y pelamos el tomate, la cebolla y los dientes de ajo, troceándolo todo ello, para elaborar un sofrito.
En una Cazuela si puede ser honda mejor, pondremos aceite de oliva y freiremos el pimiento choricero, limpio y sin pepitas. (Freírlo vuelta y vuelta)
Una vez hecho lo sacaremos y lo pondremos en un tarro de moler, que junto a un diente de ajo crudo y un poco de agua, lo moleremos todo y guardaremos esto para después añadirlo.
En la misma cazuela donde hemos frito el pimiento choricero, con el mismo aceite y añadiendo un poco más si es necesario, sofreiremos, dos dientes de ajo, la cebolla, el pimiento y el tomate troceado, dejándolo todo sofreír unos minutos.
Mientras se hace el sofrito pelaremos y lavaremos las patatas, troceándolas un poco más pequeñas, que si fuesen para hacer unas patatas bravas.
Cuando tengamos hecho el sofrito, añadiremos las patatas rehogándolas 2 minutos en el sofrito  añadiendo el pimiento choricero molido, sal, un poco de pimienta y pimentón dulce o picante, según el gusto de cada uno y lo cubriremos de agua dejando cocer las patatas.








Cuando estén cocidas, las iremos sacando con la ayuda de una cuchara en un plato, para guardarlas y añadirlas a lo último de la receta.
Seguidamente lo probaremos de sal y si está bien pasaremos a ir añadiendo una taza o dos de harina y con el túrmix lo iremos moliendo y añadiendo harina hasta encontrar un espesor ligero. (Lo de la harina tiene que ser al gusto y a ojo). Por este motivo es por el que debéis escoger una cazuela un poco honda, para que cuando lo moláis con la harina no os salte ni ensucie.






Pararemos el fuego y añadiremos las patatas para ir encontrándolas de tropezón.

                                                                              Begoña