viernes, 30 de octubre de 2015

Aceite de coco virgen

En nuestra cultura gastronómica utilizamos como medio de aliño/freír para nuestros platos el aceite de oliva y seguidamente el aceite de girasol.

Como en el mercado cada vez disponemos de una variedad más amplia de alimentos, vamos a conocer el aceite de coco virgen.

Antiguamente se decía que su uso no era bueno por su contenido en grasas saturadas.
Muchos estudios recientemente demuestran que sus propiedades son muy beneficiosas.


  • Nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Es antivírico y antibacteriano.
  • Colabora con la pérdida de peso.
  • Proporciona una buena fuente de energía aunque no se convierte en glucosa.
  •  Ayuda a tener unos dientes sanos y prevenir la placa bacteriana.
  • Hidrata la piel y el pelo.
  • Colabora en el buen funcionamiento de la glándula que regula el tiroides.

Sus ácidos grasos de cadena media ayudan a digerir fácilmente y se transportan  al hígado, donde pasan a convertirse en energía, acelerando el sistema metabólico.

Ricos en vitaminas y minerales.

Su uso  puede ser a nivel interno y externo. Interno mediante diferentes recetas. Se puede calentar una cucharadita en la sartén y trocear verduras, hamburguesa vegetal o postres, etc. Se pueden hacer batidos, beber en un vaso de agua 1 cucharadita disuelta,

Su uso externo es muy bueno ya que va extraordinariamente bien para el pelo porque te lo deja nutrido por dentro, sano y fuerte por fuera. Yo me lo aplico en el pelo y dejo actuar durante un buen rato y mientras voy haciendo tareas. Una vez transcurrido un tiempo se ha de lavar y enjuagar como habitualmente sueles hacer. Tu pelo se ve mas brillante y suave.

 También se pueden hacer mascarillas faciales y utilizarlo como body milk para el cuerpo. Los resultados son increíbles, ya que la piel  queda bien hidratada y muy suave.

Su aroma es exquisito y lo puedes adquirir en herboristerias. Su precio es normal, menos de 300g unos 6 euros aproximadamente, dependiendo de la marca o distribuidor. Dura bastante ya que necesitas poca cantidad para hacer tus mejores platos.

Su estado físico es como cera del cabello, al ponerlo en la sartén se deshace . Quedando en estado líquido.








jueves, 22 de octubre de 2015

Fideos a la cazuela















Ingredientes

Para 3 personas.
3 Muslos de pollo.
240g.De fideos gordos nº 4.
2 alcachofas pequeñas.
½ pimiento morrón.
1 Pimiento verde.
1 Cebolla.
2 Dientes de ajo.
1 Ramita de perejil.
Azafrán.
Pimienta.
Sal marina.
1 Cucharadita de café de mugi miso.
Aceite de oliva.

Elaboración

Pondremos al fuego una cazuela mediana con un chorreón de aceite de oliva y añadiremos los muslos de pollo a que se rehoguen y los salpimentaremos.
Seguidamente lavaremos los pimientos y los trocearemos.









El pimiento morrón trocear a tiras como en la foto y el pimiento verde a trozos pequeños y se lo añadiremos a la cazuela, dejando que se haga a fuego medio.
Pelamos los ajos y la cebolla. El ajo lo hecho a trozos pequeños, pero si no os gusta encontrarlo, también lo podéis moler con la cebolla troceada.
Cuando este mas o menos todo lo de la cazuela rehogado, añadiremos las alcachofas troceadas en 4 trozos, la cebolla molida y dejaremos que se sofría un poco. 




Seguidamente rayaremos o moleremos un tomate sin piel, añadiéndolo también.
(Si queréis para que la alcachofa no se os ponga negra podéis echarle el jugo de medio limón por encima y eso impide su oxidación).
Cuando este el sofrito añadiremos la ramita de perejil lavada y previamente cortada a trozos pequeños con la tijera.
Y cubriremos de agua. Yo hecho dos tarros de moler como el de la foto.
Añadiremos sal, pimienta y unos pelos de azafrán picado.
Dejaremos que todo esto pase a hervir más o menos durante 10 o 15 minutos, para que se nos hagan bien las alcachofas.


Hervido este tiempo pasaremos a echar la cucharadita de mugi miso y los fideos dejándolos al dente o al gusto. Probando que este bien de sal.
Si veis que se van haciendo y se os consume mucho el caldo, le añadiréis más agua.

Porque la receta en si tiene que quedar un poquito caldosa como en la foto.
Y aquí tenéis esta exquisita receta para cualquier día de la semana que también podréis elaborar con conejo si os gusta más. Solo que con el conejo freiremos el hígado y lo moleremos con el tomate para añadirlo.
También están muy sabrosos los fideos añadiéndoles granos de habas.
El gran secreto de esta receta es la cebolla así que este ingrediente no deberá faltar nunca.
Esta es por excelencia mi receta favorita.

Que aproveche.



                                                                                                                                            Begoña

jueves, 15 de octubre de 2015

GOMASHIO (GOMASIO)


Este nombre tan peculiar hace referencia a un condimento que sirve para sazonar nuestros platos y darles un sabor exquisito, con múltiples propiedades.
Su procedencia Japonesa y sus ingredientes básicos, como las semillas de sésamo y la sal marina sin refinar,  “goma” (sésamo) y “shio” (sal).

Este alimento es muy beneficioso ya que tiene un alto poder alcalinizante, esto nos ayuda a nuestra digestión cuando esta es muy ácida. Los alimentos alcalinos son muy favorables para prevenir el cáncer.

El gomasio podemos comprarlo en herboristerías o bien fabricarlo en casa de una manera muy sencilla.





Para su elaboración, es tan fácil como comprar sésamo tostados y verter en un bol, triturarlo con ayuda de un mortero y añadir 1 o 2 cucharaditas de sal marina sin refinar. Como podemos ver  la proporción de sésamo es mucho mayor a la de la sal, con esto conseguimos dar un buen sabor a nuestros platos consumiendo menos sal, lo cual hace que sean más saludables.

Otra manera también es haciéndolo con sésamo natural. Lo tostamos en la sartén a fuego lento y pasamos hacer el mismo procedimiento que el anterior.
El coste del gomasio o de las semillas de sésamo y la sal son asequibles.







Sus nutrientes son por excelencia fantásticos para nuestra salud. El sésamo contiene ácidos grasos insaturados, esenciales para regular el colesterol y prevenir enfermedades cardiovasculares.

Sus vitaminas: del grupo B, vitamina E, K, etc. Sus minerales: calcio, hierro, etc.
Proteínas que nutren el sistema nervioso, van bien para el crecimiento.  
Nos aporta fibra lo cual ayuda a regular nuestro tránsito intestinal y nos ayuda a ir al lavabo.

Antioxidantes que nos ayudan a mantenernos bien y unas células jovenes.
Este condimento lo puedes hacer servir en cualquiera de tus platos.

En ensaladas, guisos, postres, etc.

Disfrutar de este rico manjar que os potencia el sabor de vuestros platos y sentir como vuestro cuerpo agradece este tipo de alimentos.




viernes, 2 de octubre de 2015

AZUKI




Nos parece muy interesante haceros llegar este gran alimento a vuestro conocimiento. Abrir el abanico y poder tener una carta amplia nos hace que nuestra dieta sea más equilibrada todavía.

Muchos os preguntareis  de qué se trata. Pues bien este fantástico nombre pertenece al de una legumbre. De tamaño parecido al de una judía blanca y de color rojizo tirando a granate.

Esta legumbre proviene de Oriente (China, Corea, Japón…) y tiene diferentes nombres pertenecientes cada cual a la cultura de su país.
Vamos a conocer sus magníficas propiedades y beneficios que nos va a aportar su consumo.

Ayuda a depurar el riñón estimulando el funcionamiento de este, Favorece la digestión, regula el azúcar en sangre, ayuda al sistema nervioso y al corazón a mantener un buen funcionamiento, aumentan la vitalidad, dan sensación de saciedad y favorecen así  el tránsito intestinal, van bien para los tratamientos de desintoxicación y favorecen la circulación sanguínea.

Contiene vitaminas del grupo B (B1,B2,B7…) y minerales como magnesio, hierro y manganeso, fósforo , calcio y zinc…
Es muy rica en proteínas y baja en grasas.


Información nutricional (Por 100g))
Valor energético: 329kl/1377kj
Proteínas: 19,9g
Grasas: 0,53g
Hidratos de carbono: 50,2g
Fibra 12,7g


Se pueden elaborar ricos platos de azuki. Una buena manera de hacerlas es dejándolas en remojo en agua la noche anterior. A la hora de prepararlas, las hervimos y añadimos algas kombu en la cocción para que la legumbre no nos provoque flatulencias, de este modo también conseguimos que su piel se ablande más y nos ayuda a digerirla mejor.
También las encontramos ya cocidas como en la foto.

En Japón tienen costumbre de hacer servir las azuki para elaborar ricos postres como postres, helados, tartas…


Todos son ventajas y su precio es muy recomendable, no hay excusas para comer bien. Solo hace falta tomar consciencia de que queremos que se alimenten nuestras células.