viernes, 27 de marzo de 2015

Judías verdes


Es de origen de Centroamérica y de Suramérica, actualmente se cultiva y distribuye por casi todo el mundo. Los principales países productores de judías verdes son Estados Unidos, Japón, China, España y Francia.
Es una planta herbácea anual trepadora del grupo de las leguminosas y de la familia de las fabaceae. Su vaina suele ser  aplanada o cilíndrica y mide más o menos de unos 4 a 15 cm de alargada según se cosecha o  la variedad. Existen gran cantidad de especies con diferente semilla de diferentes colores y dependiendo de la variedad de la especie, su flor será de un color u otro, pero la más común es de color blanco.
Se cultiva en lugares de clima Cálido y suave, donde el calor del sol llegue al tallo de la planta.
No soportan las heladas por lo que la temperatura no deberá de estar por debajo de los 10º C.
Existen dos tipos de judías verdes: Las de mata baja y las de mata alta (que requieren un tutorado para que crezcan correctamente).

Cultivo:

El cultivo va desde principios de la primavera en sitios que tengan el clima suave. Y en zonas más frías últimos de primavera y verano.
Así que para sembrar las judías verdes, buscaremos una zona del terreno que este expuesta al sol. Se puede plantar a siembra directa o plantel.

Siembra:

Las de mata baja haremos unos surcos y haremos unos agujeros más o menos a 1,5 
o 2 cm de profundidad depositando la semilla enterrada y dejando una distancia aproximadamente de 15 o 20 cm entre cada uno.




Las de mata alta preparado el surco, haremos agujeros a unos 4-5 cm de profundidad,depositando la semilla y enterrándola con una separación de unos 30 o 40 cm.
Para esta especie trepadora será necesario preparar con cañas, una estructura juntándolas a una distancia aproximada de 2 m entre ellas, en forma triangular entre los dos lados del surco como tutorado, para que la planta pueda trepar entre ellas para arriba.



Y según vayan trepando como ayuda para que se aguante, las ataremos con cinta o cordel siempre sin estrangular la planta para no dañarla.
Requieren suelo húmedo  pero no encharcado. Así que en principio de su cultivo, cuando todavía no hace tanto calor la regaremos menos, para que no se pudra la raíz y la caída de la flor en primavera.
Debido a que la familia de las leguminosas tienen la capacidad de fijar el nitrógeno en la tierra, no necesitara de abono y a la misma vez cuando terminemos con su cosecha y las retiremos, podremos plantar cualquier otra hortaliza, aprovechándose esta misma de todo el nitrógeno que ha dejado la leguminosa en la tierra


Se lleva bien con:

Las judías verdes se lleva bien con zanahorias, coles, pepinos, fresales, perejil, patatas y tomates.

Se lleva mal con:

Las  judías verdes se llevan mal con cebollas, ajos, puerros e hinojos.

Cosecha:

Su recolección  se hace salida  la vaina, durante todo el verano hasta que las vainas van desapareciendo.




Prevención de enfermedades:

 Las judías verdes pueden sufrir ataques fúngicos, como el mildiu o el oídio y de insectos como la mosca blanca.
Mantenimiento con cobre para enfermedades y  un preparado 15 o 30 días de jabón potásico con agua y aceite de men o de karanja.





Producir tus propias semillas:

Dejaremos unas cuantas vainas vigorosas de judías verdes madurar en la misma planta sin cosechar, hasta que se sequen y se vuelvan como  amarillentas.
Cuando pasen este proceso las cosecharemos y desecharemos las vainas, obteniendo las semillas de dentro secas.
Las guardaremos en un tarro hermético para el próximo cultivo.

El uso de la judía verde en la cocina:

 La judía verde se consume en fresca con su vaina verde o la semilla seca. Se pueden hacer hervidas, al vapor, en ensaladas, potajes, caldos, como guarnición…

Para conservar las judías verdes:

El sistema de conservación de las judías verdes es congelarlas o hacer conservas.



Propiedad nutricional:

Es rica en hierro, potasio, calcio, magnesio y fósforo. Es rica en vitamina C y B.

Propiedades terapéuticas:

Es muy importante no consumir judías verdes crudas, ya que contienen una sustancia toxica que puede producir fuertes molestias intestinales y estomacales. Esta sustancia se elimina por cocción.
Activan los procesos enzimáticos y son beneficiosos para los nervios y situaciones de estrés.

Fomentan la digestión y la regeneración de la sangre.


Frase positiva:
En todo momento recibo ayuda divina.

viernes, 20 de marzo de 2015

Alimentar nuestras articulaciones


Las articulaciones juegan un gran papel, ayudan a que nuestro organismo pueda llevar a cabo una serie de movimientos mecánicos en nuestro día a día. Es esencial poner atención a nuestra alimentación para poder nutrir nuestro cuerpo debidamente y prevenir posibles afecciones en las articulaciones.

Muchas veces las dolencias no vienen por una mala alimentación, también influye el deporte, enfermedades, el paso del tiempo, etc.

Si tienes un gran desgaste físico por alguna actividad física o una mala posición al pisar.

Es importante utilizar un buen calzado, específico para el deporte que estamos realizando. Si es necesario utilizar plantillas especiales, se consultara con un especialista.


Una vez solventada esta parte, vamos a poner hincapié en los alimentos y suplementos, para garantizar buenos resultados.

Las hortalizas y verduras son importantes en nuestra dieta. La cebolla, el ajo, los puerros, los espárragos y las coles son esenciales para la formación de colágeno porque contienen azufre, este mineral es muy reparador y de gran importancia incrementar su ingesta.

La hidratación es muy importante para mantener lubricadas nuestras articulaciones. Beber 1,5-2l al día y a la hora de hacer deporte estar hidratados antes, durante y después del ejercicio físico.

Los alimentos ricos en proteína animal como el pescado y la carne son vitales. El pescado azul contiene omega-3 este es necesario para proteger las membranas celulares de de los efectos nocivos de los estados oxidativos.
La proteína vegetal también es muy importante, como las legumbres y los frutos secos. A más a más de proteínas algunos de estos alimentos contienen azufre, magnesio, etc.

Los alimentos con alto contenido en vitamica C ayudan al mantenimiento y síntesis del colágeno. También ayudan a contrarrestar los procesos de inflamación.

La vitamina D es ideal porque nos ayuda a que el calcio se fije mejor en los huesos, es importante tomar el sol 15 minutos al día mientras se da un paseo.

Mantener una dieta equilibrada, incrementando el consumo de productos naturales y haciendo una ingesta adecuada, nos ayuda a mejorar nuestro estado.


A veces con la alimentación no basta por eso algún suplemento es apropiado para mejorar nuestro estado. Siempre hay que consultar con su médico.

Estos suplementos los puedes encontrar en herboristerías o parafarmacias y están compuestos  dependiendo del producto de unos componentes u otros, como pueden ser: de gelatina, minerales, vitaminas, colágeno, ácido hialurónico, glucosamina, condroitina, etc.



viernes, 6 de marzo de 2015

Sirope de arce

Hay muchas maneras de endulzarse la vida y hoy vamos a conocer una manera de endulzar nuestros alimentos.

Sabemos que en el mercado existe una amplia variedad de productos y muchas veces no sabemos cual escoger. 

Pues bien desde mi punto de vista optaría por un endulzante que fuera lo más natural posible (lo menos procesado), que tuviera pocas calorías y que su precio sea razonable.

En este artículo vamos a conocer el sirope de arce y las propiedades que nos otorga. Este producto tiene un coste un poco elevado ya que se necesitan 40 litros de savia para hacer 1 litro de sirope.





 El arce es un árbol procedente de Norteamérica, comúnmente de Canadá, de ahí la hoja dibujada en la bandera canadiense. 

La mayor parte de su producción es en este país, con un 80% a nivel mundial.





Este árbol produce la savia de arce que se extrae mediante incisiones en el tronco con unos tubos que transportan la savia hasta envases de recolección.

Una vez adquirida la tratan mediante agua en ebullición y la filtran para purificar y garantizar que no haya ninguna sustancia nociva.

Vamos a ver qué nutrientes nos aporta y en que platos podemos degustarlo.

Su índice glucémico  es más bajo que otros endulzantes naturales y aporta menos calorías que otros siropes.

Tiene vitaminas del tipo B y vitamina A y minerales como el zinc, hierro, magnesio, calcio, potasio, etc. Propiedades antioxidantes debido a sus fitoquímicos.

Lo puedes introducir en tu repostería, ya sea para hacer bizcochos, magdalenas, tortitas y ricos postres que no dejaran indiferente a nadie. 

Este producto lo encontrarás en grandes supermercados y herboristerias. Nos fijaremos bien en su etiqueta, antes de comprar el producto, para garantizar que es de arce 100%.

El jarabe de arce también se hace servir como depurativo del organismo y para perder algún kg de más. Depende de la marca te hacen diluir una cantidad en 1,5l o 2l de agua, junto con otros ingredientes y te lo vas tomando durante el día, como te explican en el dorso.

Porque es bueno escoger lo que mas nos guste y nos haga vibrar mejor dentro de nosotros. Es momento de aniquilar el azúcar refinado que nos venden en grandes masas en el supermercado y edulcorantes cancerígenos como el aspartamo. Es momento de renovar nuestra despensa y la vida nos proporciona un amplio abanico para poder hacerlo.