martes, 18 de noviembre de 2014

Croquetas de pollo























Ingredientes:

2/4 de pollo de la pierna del caldo.
1 cebolla.
Aceite de oliva.                                                
Sal.
Harina.                                                                 
Pan rallado.
3 Huevos.
Leche de soja o desnatada(al gusto).



Elaboración:

Esta misma receta la podéis hacer con cualquier carne que le añadáis, cuando hacéis caldo. Yo normalmente hago el caldo con pollo o gallina y los vegetales, que es como más nos gusta. Pero si tenéis costumbre de echar cordero, ternera y jamón, pues la receta es la misma pero con otro gusto y textura.
Deshuesaremos el pollo  de haber hecho caldo y lo trocearemos y reservaremos en un plato aparte para lo último.



Pondremos una cazuela u olla al fuego, con un poco de aceite de oliva virgen.
Pelaremos la cebolla y la moleremos sofriéndola hasta dorar un poco.
Seguidamente le añadiremos 3 cucharadas colmadas soperas de harina y removeremos sin parar.
Se nos quedara hecha una pelota, pero seguidamente para que no se nos pegue añadiremos leche y sal.

Lo moleremos con el túrmix e iremos removiendo con una espátula o cuchara, según va espesando.
Iremos añadiendo leche hasta coger el espesor que queramos.
Una vez hecha esta bechamel, le añadiremos el pollo troceado, removiendo constantemente a fuego medio.
Lo moleremos todo y lo tendremos al fuego durante unos 10 minutos, removiéndolo para que no se nos pegue y se vayan mezclando los sabores.






Lo probaremos de sal y si es necesario le añadiremos.
Cuando este hecha la masa espesa, de seguida la pasaremos a una fuente, donde la tendremos en reposo, como mínimo un día y en la nevera.





Cuando ya tenemos la masa disponible para elaborar las croquetas, prepararemos en un plato hondo 3 huevos y los batiremos con la ayuda de un tenedor.
En otro plato plano añadiremos pan rallado.

Con la ayuda de una cuchara sopera, cogeremos la cantidad de masa, de la medida que queramos tener de las croquetas.
Dándole la forma la rebozamos en el pan rallado y seguidamente la metemos en el huevo una vuelta por cada lado, volviéndola a poner en el pan rallado otra vez. Para que nos quede la masa bien protegida y para que cuando hagamos las croquetas estén crujientes por fuera y blanditas por dentro.









Una vez hemos elaborado las croquetas, cogeremos una sartén y la pondremos al fuego con bastante aceite de oliva, para cubrir por lo menos por la mitad de las croquetas.
Con el aceite bien caliente freiremos las croquetas, sin que se toquen las unas con las otras.
Si es necesario una vez que está bien caliente el aceite, podemos bajarle un pelín el fuego.
Así tal cual estas croquetas están deliciosas con todo su sabor del pollo, pero si os apetece cuando ya tenéis la masa hecha de añadirle jamón salado cortado a trozos pequeños, también le dais un toque diferente a las croquetas.
Eso ya debe de ser a escoger como más o apetezca. Yo os puedo decir que están buenísimas de las dos maneras. Aunque estas que veis en la foto solo tienen pollo.
Con estas cantidades que he puesto aquí en esta receta, he tenido croquetas para 3 días, para 3 personas. Pensar que una vez hechas las podéis congelar.
Qué curioso es que de de una receta de caldo nos pueda hacer el arreglo de varios platos de comida.
Y tiene su trabajito en su día de elaboración, pero una vez hecho, ya tenéis comida para otros días, que solo tendréis que calentar o freír.




                                                                                Begoña