viernes, 30 de mayo de 2014

¿A dónde voy?


La vida pasa a alta velocidad como si de un ave se tratara. Algunos elegimos una  vía y otros elegimos la velocidad del tren. Unos decidimos coger uno y otros perdemos varios a la vez. Hay miles de personas en esta vida, miles de vías y miles de trenes. Todos ellos tienen en común una cosa, cada uno tiene su origen y su destino aunque todos vamos hacía el mismo lugar, a la aventura de la vida.

Alguna vez en el camino hemos sentido momentos de desolación, tristeza y desesperación. Bien creado por la crisis que pasamos actualmente exterior e interior, falta o pérdida de trabajo, divorcio, escasez, añoranza… o pongamos el nombre de X a aquello que en este momento nos haga sentir mal.
En ese instante cuesta de ver las cosas con claridad porque nos encontramos en medio de una tempestad, es así que debemos empezar por intentar serenar nuestro ser. Sentir que queremos y hacía donde vamos nos ayuda aunque no sepas la manera de cómo hacerlo, poco a poco se dará la situación, si verdaderamente lo deseas.

Deja fluir todas las sensaciones y todos los momentos y vivencias en general. Empieza por hacerte una lista de frases positivas que resuenen dentro de ti. Dilas en tus adentros mientras trabajas, haces deporte, mientras estas tumbado o en cualquier situación del día que tú lo consideres. Empieza la hoja escribiendo: Me merezco una faena con un buen sueldo, estoy en paz, siento plenitud…Escoge tu frase, hay miles esperándote. Parece un juego, pues realmente funciona. Las palabras retumban en el mundo y si tú afirmas lo que quieres irás bien encaminado en conseguirlo.

Sobretodo debes desapegarte del resultado final. Pensar en cómo va a suceder y lo que finalmente quieres solo conseguirá que si no sucede lo que ansias exactamente, sientas frustración. Libérate y respira hondo. Detrás de nuestras inseguridades y miedos hay muchas cosas a descubrir, hay que vencerlos pues estos no dejan de ser invenciones de nuestra mente. Si sientes que no puedes seguramente no podrás. Si sientes que no puedes y una voz dentro de ti no deja de insistir en que si lo puedes hacer y poco a poco lo vas venciendo saldrás de esa oscuridad con éxito.
La cuestión no es estar abajo o arriba de la cima. Si no afrontar con una buena actitud todos y cada uno de los problemas que aparezcan en el momento.  Y si piensas que tu problema es peor que el de la persona que está a tu lado te equivocas, pues cada cual tiene sus propios zapatos y solo sabe cada uno el esfuerzo de lo que ha trabajado.

Porque si, la vida es aquello que pasa mientras uno planifica el mañana. Piensa que en algún lugar de la tierra hay alguien padeciendo o pasando por una situación como la tuya y no estás solo. Cuando la marea sube y el mar irrumpe en un fuerte oleaje, sigue nadando hacia la superficie, solo aquellos  que siguen con constancia los impulsos de su corazón obtienen una plenitud si cabe, más inmensa.

Y nunca te olvides de reír, saltar, gritar, bailar, jugar… Alegra tu alma y tu vida parecerá otra y sobre todo sigue el camino de la vibración divina, todo aquello que te haga sentir bien.


                                                                                                                                               Yasmina