jueves, 27 de noviembre de 2014

Superar etiquetas


¿Os preguntareis a que nos referimos cuando decimos etiquetas?
Todo el mundo hacemos las cosas en su momento de la mejor manera que sabemos, bien porque no nos lo han enseñado educacionalmente  o porque en ese momento nos equivocamos o no sabemos enfocar las de otra manera. Aprendemos de nuestros errores y avanzamos.
Luego pasa el tiempo y uno va madurando y aprendiendo a como no cometer esas mismas pautas de comportamiento y vas cambiando poco a poco. Pero en ese trayecto más avanzado en el que tú has aprendido y cambiado, mucha gente te sigue poniendo la misma etiqueta que te pusieron años atrás o toda una vida.



Tú eres tal!! O eres cual!! Has hecho tal!! Echándote en cara todas aquellas cosas que en un pasado hiciste mal, bien porque te equivocaste o no lo supiste hacer mejor.
De ahí vienen esas etiquetas que bien ponemos a los demás o a la inversa, los demás nos la ponen a nosotros.
Yo misma como ejemplo he podido sentir en mi propio pellejo, esas etiquetas que me pusieron una vez y nunca más me las quitaron. Fueron, una huella que me hicieron sufrir, por todo aquel que hablaba mal de mí o me apuntaba con el dedo.




Cuando cambié, ya no todo el mundo me colocaba esas mismas etiquetas, pero si algunas personas que cuando me las encontraba al cabo de bastantes años o personas de tu mismo vinculo  familiar, al acercarse a mi o al hablarme seguían en el mismo punto desde que me pusieron la etiqueta a mí. De ahí es cuando me di cuenta que claro, la que había cambiado fui yo, no algunos de ellos.



Y os preguntareis: 
¿claro es que todo el mundo no es igual? 
¿Es que hay quien no cambia nunca?
Seamos conscientes  de ver a las personas dándoles un voto de confianza y cuando no nos guste alguien, simplemente guardaremos distancias.
No hagamos juicio de valor de nadie e intentemos centrarnos en nosotros mismos, para querernos más y aceptarnos con nuestras cosas buenas y las que no son tan buenas.
No hay nadie perfecto y creo que una de las misiones de nuestro paso por la vida en este plano, es la de aprender a compartir y relacionarnos los unos con los otros.
¿Decirme qué os parece esta reflexión que os he dado?
Y si lo compartís, seremos un gran colectivo de personas, avanzando hacia el mismo lugar ya que todos somos uno.


                                                                                                                                   Begoña

viernes, 21 de noviembre de 2014

ALIMENTOS PARA COMBATIR LA HIPERTENSIÓN


Esta enfermedad cada vez más extendida, es debida a una mala alimentación o a un desequilibrio en nuestra dieta, como puede ser, consumir alimentos pobres en potasio.

El médico nos manda una pastilla para que nos baje la tensión y nos dice que llevemos una dieta pobre en sodio. Muchas personas hacen la primera solución y la segunda cae en el olvido.




Vamos a conocer que alimentos nos ayudan a que nuestros niveles de tensión se estabilicen, ganaremos en salud y nuestro corazón lo agradecerá.

Sabemos que los alimentos que no se recomienda su uso son los ricos en sodio como comidas prefabricadas, de sobre, añadir mucha sal en los alimentos y el alcohol.

Ahora vamos a ver cuales nos ayudan. Las hortalizas y las frutas en general son muy favorables, el ajo, el apio, alimentos ricos en potasio, los ricos en calcio, el aceite de oliva virgen y el pescado azul entre otros.

Una de las mejores medicinas es el apio, comer 2 tallos de apio el día ayuda a bajar la presión arterial y es un buen depurador de la sangre. Puedes trocearlo en la ensalada o hacerte zumos con otras frutas, así no lo notarás tan amargo y no te cansaras de comerlo. Dicen que el apio tiene un alto poder afrodisíaco.

Otro alimento indispensable, mencionado anteriormente, es el ajo y en menores cantidades la cebolla. Comer 2 dientes de ajo al día ayuda a bajar la presión según muchos estudios realizados.

Consumir alimentos ricos en potasio nos ayuda a reducir la tensión, ya que si hay una escasez de este, retenemos el sodio y en consecuencia nos aumenta la presión. Por eso hay que darle mucha importancia al consumo de alimentos ricos en este mineral. Lo encuentras en las hortalizas, frutas, pescado y marisco.

Comer 1 naranja al día, kiwi, mandarina, limón, pomelo…Comer fruta que contenga vitamina C nos ayuda también a controlarla y a reducirla mucho.

El pescado azul por su contenido en ácidos grasos omega 3 lo hace una excelente fuente para ayudarnos con esta enfermedad.

Son buenos los alimentos ricos en calcio como el sésamo, espinacas, col…

La grasa monoinsaturada del aceite de oliva lo hace otro alimento favorable en la dieta.

Otro punto a tener en cuenta es si padece sobrepeso, disminuir de peso ayuda a reducir los niveles de presión arterial.

Resumiendo, si queremos mantener nuestra salud en un estado óptimo y vital debemos aparte de reducir el sodio en nuestros platos, introducir o aumentar alimentos ricos en nutrientes, como hortalizas, frutas, pescado, etc.

Llevar una vida equilibrada emocionalmente y no tener estrés también son factores muy importantes a tener en cuenta. 

Es muy beneficioso practicar algún deporte o ir a caminar como mínimo 30 minutos al día.



Frase positiva:
Escucho mi cuerpo. Se lo que necesita. Me siento vital.




martes, 18 de noviembre de 2014

Croquetas de pollo























Ingredientes:

2/4 de pollo de la pierna del caldo.
1 cebolla.
Aceite de oliva.                                                
Sal.
Harina.                                                                 
Pan rallado.
3 Huevos.
Leche de soja o desnatada(al gusto).



Elaboración:

Esta misma receta la podéis hacer con cualquier carne que le añadáis, cuando hacéis caldo. Yo normalmente hago el caldo con pollo o gallina y los vegetales, que es como más nos gusta. Pero si tenéis costumbre de echar cordero, ternera y jamón, pues la receta es la misma pero con otro gusto y textura.
Deshuesaremos el pollo  de haber hecho caldo y lo trocearemos y reservaremos en un plato aparte para lo último.



Pondremos una cazuela u olla al fuego, con un poco de aceite de oliva virgen.
Pelaremos la cebolla y la moleremos sofriéndola hasta dorar un poco.
Seguidamente le añadiremos 3 cucharadas colmadas soperas de harina y removeremos sin parar.
Se nos quedara hecha una pelota, pero seguidamente para que no se nos pegue añadiremos leche y sal.

Lo moleremos con el túrmix e iremos removiendo con una espátula o cuchara, según va espesando.
Iremos añadiendo leche hasta coger el espesor que queramos.
Una vez hecha esta bechamel, le añadiremos el pollo troceado, removiendo constantemente a fuego medio.
Lo moleremos todo y lo tendremos al fuego durante unos 10 minutos, removiéndolo para que no se nos pegue y se vayan mezclando los sabores.






Lo probaremos de sal y si es necesario le añadiremos.
Cuando este hecha la masa espesa, de seguida la pasaremos a una fuente, donde la tendremos en reposo, como mínimo un día y en la nevera.





Cuando ya tenemos la masa disponible para elaborar las croquetas, prepararemos en un plato hondo 3 huevos y los batiremos con la ayuda de un tenedor.
En otro plato plano añadiremos pan rallado.

Con la ayuda de una cuchara sopera, cogeremos la cantidad de masa, de la medida que queramos tener de las croquetas.
Dándole la forma la rebozamos en el pan rallado y seguidamente la metemos en el huevo una vuelta por cada lado, volviéndola a poner en el pan rallado otra vez. Para que nos quede la masa bien protegida y para que cuando hagamos las croquetas estén crujientes por fuera y blanditas por dentro.









Una vez hemos elaborado las croquetas, cogeremos una sartén y la pondremos al fuego con bastante aceite de oliva, para cubrir por lo menos por la mitad de las croquetas.
Con el aceite bien caliente freiremos las croquetas, sin que se toquen las unas con las otras.
Si es necesario una vez que está bien caliente el aceite, podemos bajarle un pelín el fuego.
Así tal cual estas croquetas están deliciosas con todo su sabor del pollo, pero si os apetece cuando ya tenéis la masa hecha de añadirle jamón salado cortado a trozos pequeños, también le dais un toque diferente a las croquetas.
Eso ya debe de ser a escoger como más o apetezca. Yo os puedo decir que están buenísimas de las dos maneras. Aunque estas que veis en la foto solo tienen pollo.
Con estas cantidades que he puesto aquí en esta receta, he tenido croquetas para 3 días, para 3 personas. Pensar que una vez hechas las podéis congelar.
Qué curioso es que de de una receta de caldo nos pueda hacer el arreglo de varios platos de comida.
Y tiene su trabajito en su día de elaboración, pero una vez hecho, ya tenéis comida para otros días, que solo tendréis que calentar o freír.




                                                                                Begoña







domingo, 9 de noviembre de 2014

Bol de arroz integral con atún y manzana





































Ingredientes: ( Para 2 personas)


  • Arroz integral (medida: 2 tazitas por persona)
  • 1 manzana
  • 1 lata de atún
  • Albahaca
  • Queso de untar (1 cucharada)
  • Aceite de oliven virgen extra y sal del himalaya.

Elaboración

Esta receta sencilla y nutritiva no deja indiferente a nadie por su contraste de sabores.
Sorprende a tus invitados más exigentes a probar este plato.


Vamos manos a la obra:

Ponemos al fuego una olla con agua y cuando empiece a hervir le añadimos el arroz integral. Lo dejamos cocer unos 20 minutos aproximadamente.



Pasamos a colarlo y lo presentamos en un bol bonito.

Le añadimos sal, albahaca y aceite de oliva. 


Lavamos una manzana y la troceamos a daditos encima del arroz (con la piel incluida). 

Añadimos una lata de atún y una cucharada de postre de queso de untar tipo philadelfia y removemos todo bien con la ayuda de una cuchara.

Ya lo tenemos apunto para comer. 
Como habéis podido ver  es muy fácil de hacer. 

Este plato nos aporta carbohidratos complejos, proteína, vitaminas y minerales. 

Apúntate al plan de vida saludable y disfruta de lo que comes.


                                                                             Yasmina