viernes, 22 de febrero de 2013

Stevia


Es un género de plantas fanerógamas, pertenecientes a la familia de las asteráceas.
La stevia es una planta originaria del Paraguay. Descubierta ya hace más de un siglo por el naturalista Moisés Bertoni y de uso milenario por los guaranís, habitantes indígenas de Paraguay.
La stevia debe su nombre al botánico y médico español Pedro Jaime Esteve (1500–1556) que la descubrió en Paraguay.
Muchas investigaciones realizadas con la stevia, resultan demostrar una multitud de beneficios ante enfermedades como la obesidad y la hipertensión arterial, entre otras. El consumo del extracto de las plantas posee un efecto inapreciable sobre los valores de glucosa en sangre, por eso muchas personas ven su utilidad apropiada como edulcorantes naturales (no medicinales). No obstante, la política de muchos países ha prohibido su consumo. Contrariamente, se utiliza como edulcorante en Japón, Colombia, Chile y Méjico. En Canadá también se permite como suplemento dietético. En cambio, Estados Unidos lo prohibió en 1990 y solo se comercializa si la etiqueta del envase indica que es un suplemento alimenticio, no un edulcorante de mesa. La stevia en su estado natural, es inmensamente más dulce que el azúcar. No contiene calorías y no tiene contraindicaciones, como por ejemplo pueden tener la sacarina o el espartamo (E-951). Es importante tener en cuenta, que hay muchos productos (sintéticos) en el mercado, que indican ser stevia y lo que observamos al mirar la etiqueta es que solo contienen un pequeño porcentaje de ésta, mezclado con otros edulcorantes, perjudiciales para la salud.

Valor nutricional:
El principio mas importante de la stevia es el Estéviósido. Contiene proteínas, fibra, hierro, fósforo, calcio, potasio, zinc, rutina y vitaminas A y C.

Propiedades:
Es una planta saludable en diferentes modalidades. En forma de fermentado natural, tiene un efecto antioxidante (“antiedad”). Se considera seis veces más antioxidante que el té verde.
Es beneficiosa para tratamientos de: 
·La obesidad e hipertensión, reduce la ansiedad por la comida, disminuyen las ganas de llevarse un dulce a la boca y regula la insulina almacenando así menos grasas. Por eso incluir la stevia 
en dietas hipocalóricas nos ayudará a perder peso y ganar salud. Disminuirá
en consecuencia la tensión.
· Diabetes: Regula los niveles de glucosa  en sangre, en algunos países incluso, se utiliza como tratamiento para mejorar la diabetes, ya que regula los niveles de insulina.
· Retarda la aparición de la caries.
· Es digestiva, por sus propiedades antiácidas.
· Es diurética, eliminando toxinas por vía urinaria.
· Realza el aroma de los alimentos.
· Puede ayudar en la desintoxicación del alcohol y el tabaco, ya que el té de stevia, reduce el deseo, hacia estos dos tóxicos.
· Previene o inhibe la reproducción de bacterias y organismos infecciosos y mejora la resistencia frente a resfriados y gripes.
· Disminuye el deseo por tomar dulces y grasas (anteriormente mencionado).
· Para el cuidado de la piel, ya que revitaliza las células epiteliales y ayuda en la curación de eccemas, acné, cicatrices...

Elaborados naturales de stevia:

Stevia líquida: 
Es práctica a la hora de tomarla, con 2 gotas en el vaso ya obtenemos un dulzor adecuado. También es cómoda de utilizar fuera de casa, ya que ocupa poco espacio y  la puedes llevar donde quieras. Endulza, en esta concentración, 70 veces más que el azúcar.

Concentrado de Esteviósido: 
Aquí sólo tomaremos este principio activo aislado de la planta. Aumenta su capacidad de endulzar (200 veces más que el azúcar) pero a la vez nos priva del resto de propiedades medicinales de la stevia. Suele venir presentado en forma de polvo blanco.
Para aquellos que os agrade alimentaros de forma sana, mirar de conseguir la planta para elaborar tu propio edulcorante. Con esto conseguimos que conserve todos sus principios activos y nos aporte sus propiedades medicinales.

Aquí tenéis un enlace con sabrosísimos dulces con stevia, como el que veis en la foto. Duces Sanos B&B



En hojas de stevia en té o infusiones: 
Ayudará a regular la concentración de glucosita en sangre, reduce la tensión arterial y ayuda a perder peso. A la misma vez que usted, debe de seguir el tratamiento de seguimiento que le indique su médico.




Preparación:
· 1 litro de agua, con 10 hojas de stevia. Lo herviremos durante 10mint.
  Dejaremos    reposar 10 minutos más.
· Lo colaremos y ya está listo para beber durante 2 o 3 veces al día.


Elavoración de edulcorante natural de stevia:
Si tenemos la hoja seca muchísimo mejor y si no miraremos de conseguirla o cultivarla.
Ideal como endulzante para el yogurt o para recetas
de repostería: pasteles, galletas, etc.
Moleremos la hoja seca con un molinillo de café y obtendremos el polvo (mirar foto), que utilizaremos para nuestras comidas. 
Su proporción en volumen es muy inferior comparado 
con el azúcar, más o menos para que os hagáis una 
idea, una cucharadita de stevia equivale a tres o cuatro cucharadas de azúcar.






Si queremos un edulcorante que nos sirva para disolver en líquido; En una olla, con 5 litros de agua hirviendo pondremos unos 100 gramos de hojas secas de stevia y seguidamente pararemos el fuego, dejando que repose unos 20 minutos.
A continuación se colaremos el agua separando la hoja para una nueva extracción, ya que repitiendo otra vez con agua
clara el mismo procedimiento acabaremos de sacar casi todo
el edulcorante. 
El resultado que obtendremos es un líquido oscuro parecido a la miel.

Si esta miel de Stevia la llegamos a secar del todo, nos quedará una costra oscura de azúcar moreno de stevia, que pulverizada en un molinillo de café se obtiene un edulcorante 80-100 veces más dulce que el azúcar y sin los inconvenientes y peligros de éste.




Para nosotras esta es la stevia natural 100% que se debería consumir.
Aquí os dejamos un enlace muy interesante de Josep Pamies, el pagés de la stevia.  Explica en este congreso las propiedades curativas que tiene y sus dificultades en los mercados.
http://www.youtube.com/watch?v=7EYjPbiOi-g












Variado de hummus















Ingredientes: (6-8 personas)
Tiempo: 15 min
  • 440gr de garbanzos.
  • 2 dientes de ajo. 
  • Zumo de medio limón. 
  • Aceite de oliva virgen extra. Sal (herbamare)
  • 1/2 vaso de agua. 
  • 2 pimientos del piquillo.
  • Olivas negras de Aragón. 
  • Especies (orégano, perejil, estragón, comino y pimentón dulce). 
  • Tahini (aquí abajo explico cómo hacer esta mezcla sencilla)


Elaboración salsa Tahini
  1. Haremos la salsa tahini, otra opción es comprarla hecha (en cualquier herboristería la podemos encontrar)
  2. En un recipiente pondremos 4 cucharadas soperas de sésamo tostado (también lo podemos tostar o comprarlo tostado).
  3. Añadiremos  6  cucharadas de agua y un chorrito de aceite.
  4. Un poquito de sal (en nuestro caso herbamare). Procederemos a moler esta mezcla con la túrmix.
  5. El resultado es una mezcla espesa, como una pasta.
  6. Lo apartaremos para posteriormente añadir a los garbanzos.


Elaboración Hummus:

  1. En un cuenco grande pondremos los garbanzos (previamente escurridos si son de pote, para quitarle los conservantes).  Apartaremos 5-6 garbanzos para decorar al final (opcional).
  2. También añadimos los 2 dientes de ajo, el zumo de ½ limón, sal, un chorrito de aceite de oliva, la salsa tahini elaborada anteriormente o si es comprada unas 3-4 cucharadas soperas, menos de ½ cucharadita de comino y añadiremos menos de ½ vaso de agua.
  3.  Trituramos todos los ingredientes y añadimos más agua si hace falta. La consistencia del hummus debe quedar espesa aunque un poco untuosa para poder extender bien sobre las tostadas o el pan.
  4.  Pasaremos a hacer las diferentes variedades de sabores de hummus.
  5.  Cogeremos unas  3-4  cucharadas soperas de hummus y las pondremos en otro cuenco o recipiente más pequeño y añadiremos 5-7 olivas de Aragón previamente deshuesadas.
  6. Trituramos con la túrmix y servimos en un plato bonito o una salsera, pondremos 1 oliva encima de adorno y 1 garbanzo.
  7. Hacemos el mismo procedimiento aunque esta vez con pimientos del piquillo. 3-4 cucharadas del humus inicial en otro cuenco y añadimos 1 pimiento ½ y la otra mitad la guardamos para decorar posteriormente.
  8. Lo trituramos y lo ponemos en una bandejita y lo decoramos con el ½ pimiento y 1 garbancito.
  9. Apartamos un poco de humus normal en un platito y decoramos con pimentón dulce y 1 garbanzo.
  10. Ya solo nos queda hacer el de especies. Es tan fácil como añadir un poquito de ellas en el humus y mezclarlo todo bien. En mi caso le he añadido orégano, perejil y estragón.
  11. También lo servimos en otro platito y decoramos al gusto con 1 garbanzo.
  12. En un momento hemos conseguido elaborar 4 sabores exquisitos. Unas torraditas integrales para acompañar esta receta rica es una buena manera de cenar un viernes junto con una ensalada y acompañado de las personas que más quieres.

                                                         Yasmina y Begoña