viernes, 27 de septiembre de 2013

Patatas Bravas















Patatas Bravas: (Para 3-4 personas).


Todos sabemos freír unas patatas,
como también sabemos, que el 
secreto de las patatas bravas esta 
en las salsas.
Yo os voy a contar con mucho gusto, como hago la salsa 
picante y lo que hago para tener 
siempre hecha, solo teniendo 
que descongelarla.
La salsa blanca si la tendremos 
que hacer al momento de hacer 
las patatas, no deja de ser una 
mayonesa, que se puede estropear.





           Ingredientes
                     
                   4-5 Patatas grandes.
                   . Aceite de girasol.
                   . Sal marina.
                           


Elaboración de las patatas

Lavaremos y pelaremos las patatas, partiéndolas a pedazos triangulares.
Pondremos al fuego una sartén grande, con aceite de girasol y cuando esté bien caliente el aceite, añadiremos las patatas.
Freír hasta que se doren un poquito.


Para cuando las saquemos, prepararemos un plato con dos servilletas de papel y pondremos encima las patatas, cuando estén hechas y otras dos servilletas encima. Para que así se chupe todo el aceite residual que haiga en las patatas.




Ingredientes para la salsa blanca de mayonesa
para bravas


.1 Huevo (opcional).
. Aceite de girasol.
. Medio limón.                       
. Sal marina.
. Leche entera o desnatada.


Elaboración de la salsa blanca

Cogemos un tarro para introducir todos los ingredientes.
Añadimos un huevo, sal, zumo de medio limón y tres dedos de aceite de girasol.
Metemos la batidora y batimos, en un principio sin moverla de abajo del todo, para que no se nos corte.
Cuando se ha chupado el aceite, le iremos añadiendo mas aceite, hasta conseguir la cantidad de salsa homogénea que queramos.

















Cuando ya está hecha, veréis que es muy espesa y blanquita, gracias al limón.
Seguidamente le añadiremos leche, hasta aclararla un poco.




Pensar que la mayonesa para las bravas, no tiene que estar, tan espesa como una mayonesa normal que hiciéramos con aceite de oliva.
Luego el huevo, si no os interesa echarlo, siempre tenéis la opción de hacerla sin él.
Y cada vez que hagáis bravas esta es una salsa que se prepara, el mismo día de hacerlas.

Ingredientes para la salsa roja brava


. 1-2 Pimientos choriceros largos secos.
. 10-12 Cayenas.
. 1 Cucharada de postre de pimentón   
  picante.                      
. 1 Tomate grande.
. Aceite de oliva virgen.
. Sal marina.


Elaboración de la salsa roja brava



Prepararemos en un cazo, el tomate pelado y a trozos.
Seguidamente añadiremos según 
como sean de grandes, 1-2 pimientos choriceros secos, les sacaremos las pepitas y lo troceamos con las tijeras, 
a trozos pequeños.
Añadimos una cucharada de postre colmadita de pimentón picante, 
(a veces le añado pimentón dulce si 
no tengo).
Echamos la sal y las 10-12 cayenas, dejando que cueza de 5-7 minutos.





Cuando esta cocido, dejaremos templar y  añadiremos un poco de aceite de oliva y lo moleremos todo, añadiendo poco a poco aceite de oliva, como si de una mayonesa se tratase.



Pensar que aquí os sale toda una salsera grande, que no la terminareis, porque de la salsa roja se añade un poco encima de la blanca, porque pica.
Así que mi sistema es hacerla un día y congelarla, eso sí en una cubitera, los voy llenando y está racionada para cada vez que saco.












En cada cubito hay para 2 personas, dependiendo si te gusta más picante o no.
Cuando sacas el cubito, Lo dejas descongelar o lo metes 1-2 segundos microondas y lista para servir.
Y de esta manera te ahorras, cada vez que haces patatas bravas de tenerla que hacer.

Buen provecho, seguro que os va a gustar.




                                            Begoña

viernes, 20 de septiembre de 2013

El viaje hacía mi isla





A veces sentimos que el timón de nuestro barco danza sin cesar, a la deriva.

Nos mentalizamos o creemos que no hay nada que hacer, que la vida funciona así y la marea nos arrastra hacia las rocas.

Invocamos a la suerte para que nos eche una mano para lograr cambiar la dirección de nuestra trayectoria, hacía una isla paradisíaca repleta de abundancia.

Conformándose así nuestro ser con una simple respuesta de la mente oportunista, que nos aleja más todavía si cabe de lo auténtico e íntegro.

Círculos, piedras, sin salida, etc. En definitiva nos cerramos muchas puertas y culpamos a la vida que no deja de castigarnos.

Muchos son los caminos que te llevan a tu propósito.

 Después de un tiempo algunas personas acaban llegando a su destino, si les preguntas por su felicidad, su respuesta es que no es lo que pensaban, que no les satisface o que no han disfrutado el camino por querer estar en la meta.

Otros llegan en un estado de plenitud inmenso, habiendo disfrutado de un maravilloso viaje lleno de experiencias, oportunidades, milagros…

La diferencia es enorme entre 
ambas.

Saber lo que quieres realmente, dejándote llevar, escuchándote siempre a ti mismo y no a tu exterior, sintiendo cada gesto o cada acción que realizas en tu día a día con plenitud y amor  y ayudando a otras personas es sin duda el camino más bonito a realizar.

Eso sí cada uno tiene el suyo, lleno de vivencias exclusivas o bien para aprender lecciones, subir peldaños, cambiar rumbos…
Solo el destino y tú habláis por igual, la llave está en tu interior.

Así que no esperes a encontrar tu isla, disfruta del paseo en barco, deja que el sol acaricie tus ojos, que el agua salpique tu piel y que el aire te susurre el alma, conéctate contigo, con tu esencia, si tú te sientes bien da igual en que isla termines, como esté la marea o cuantos barcos te cruces, pues tu estado de plenitud y paz te ayudará a que encuentres la solución oportuna para cada circunstancia.

Recuerda es importante ser positivo para atraer grandes cosas aunque más importante es ser positivo cuando no tienes nada o te sientes mal. Todo es pasajero, tiene un principio y un fin.



Ahora es mi momento, MI VIAJE EMPIEZA AQUÍ.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Conserva de tomates
















INGREDIENTES: La cantidad de tomates es opcional dependiendo de la cantidad de tomates que tengamos. Cuento más o menos que con un tarro de kl, me saldrá 1kl  y poco más.
. Más o menos 4-5 kl de tomates.
. Aceite de oliva. (Opcional)

Utensilillos:

. 1 Olla grande para esterilizar
  y para el baño maría.
. 1 Olla mediana para escardar
  los tomates.
. 1 Pinzas.
. 4 tarros de kl.
. Agua.
. 1 Trapo Que solo utilizaremos para
  cuando hagamos conserva.
. Una fuente para cuando pelemos
  el tomate.

Elaboración:

Primero prepararemos las dos ollas en el fuego con agua para que se vayan calentando.
En la grande meteremos los tarros a esterilizar, a partir de que hierva el agua de 5-8 minutos. Si la olla que disponemos no nos caben los cuatro tarros, los haremos de dos en dos.
Cuando la otra olla mediana este el agua caliente, pero sin hervir, bajaremos el fuego, para mantener temperatura para escardar los tomates.
En escardar los tomates consiste en  introducirlos en la olla, para que el calor nos agriete la piel para poder pelarlos bien y aprovechar el 100% del tomate.













Se meten hasta que veamos que la piel  se agrieta, más o menos un par de minutos y se sacan.
Se pelan y trocean los tomates en cuatro o cinco trozos más o menos.














Saco un tarro, exprimo trozos de tomate con la mano, en la misma fuente. Lo voy rellenando y chafándolo un poco. Cuando ya lo tengo cubierto, en la parte de arriba, le añado una capa muy fina de aceite de oliva, para su mejor conservación y para que no, se nos llene de aire.






La  misma agua que tenemos de esterilizar, nos servirá para poner los tarros al baño maría.
Una vez rellenados los tarros, los meteremos en la olla grande, cubriéndolos con agua.
Una vez que empieza a hervir de 15-20 minutos.
Cuando estén paramos el fuego, dejándolos enfriar en la misma agua.


Cuando este más o menos tibia el agua, los sacaremos y pondremos boca abajo encima de un trapo. Se tendrá que  enfriar y reposar para guardar en la despensa.










                                        Begoña









sábado, 7 de septiembre de 2013

Conserva de pisto





















Los que disponemos de huerto, a veces tenemos muchas cantidades de hortalizas y buscamos la mejor manera de conservarlo y poder disponer en cualquier día del año pisto natural ecológico casero, sabiendo lo que comes.
Un trabajo muy laborioso a la hora de hacerlo y muy agradecido el resto del año, en cuanto a precio, calidad y gusto. Ya que una vez elaborada la conserva, Cualquier día del año podremos consumirla, tan solo  calentarla y ponerla como guarnición, con carne, huevo duro o bacalao.
Os explicare como lo hago yo, espero que os guste.

Ingredientes Los ingredientes son opcionales en cuanto a cantidades, por la cantidad de tarros que vayamos a hacer. Con estas cantidades a mi me han salido 1 tarro  grande de pisto y me ha sobrado.



. 1 Calabacines mediano.
. 1 Cebolla grande.
. 1 Berenjena grande. 
. 2 Pimientos verdes.                                       
. 2 Tomates súper grandes.
  (Los mios pesan cada uno 500gr.)
. Aceite de oliva.
. Sal marina.
. Fructosa o azúcar moreno.




Utensilios

. 1 Olla grande.
. 1 Tarro grande.(Es muy importante que los tarros estén en buenas condiciones, 
  con su correspondiente tapas, ya que si no se nos echaría a perder cualquier tipo   
  de conserva que hagamos).
. 1 pinzas.
. 1 Cazuela grande.                                     
. 1 Cuchara de palo.
. 1 Trapo de cocina.

Elaboración del pisto

Lavamos y pelamos todas las hortalizas troceándolas al gusto, añadiéndoles sal. Pondremos al fuego una cazuela con aceite de oliva a fuego medio, añadiendo primero la berenjena, cebolla y pimientos verdes salteándolo unos 5 minutos.
Seguidamente le añadimos calabacín y dejamos que se vaya haciendo todo a fuego medio para que se consoliden los sabores.
Cuando veamos que Las hortalizas están más o menos al dente, le añadimos el tomate molido, dejando sofreír hasta que veamos coger otro colorcillo al tomate (Aproximadamente de 12-15 minutos).
Por último añadiremos fructosa o azúcar moreno al gusto, para quitar un poco la acidez del tomate.
Y si vemos que le falta sal le añadiremos para que se compense con la fructosa.




Elaboración de la conserva

Mientras que se va haciendo el pisto, tendremos al fuego ya preparado una olla para introducir el tarro y las tapa para esterilizarlos. A partir de que hierva el agua, serán 5-8 minutos o simplemente lo dejamos hasta que se termina de hacer el pisto.
Con unas pinzas, yo voy sacando un tarro encima del mármol y su tapa correspondiente, lo relleno del pisto hasta arriba dejando medio centímetro, que cubriré con aceite de oliva, para que no nos entre aire y lo cerraremos bien.



El mismo agua que hemos hecho servir para esterilizar, meteremos el tarro de pisto al baño maría, cubriéndolo de agua hasta arriba.
Una vez que empieza a hervir, son 15 minutos.

Cuando esté hecho el tarro de pisto, dejaremos enfriar un poco y sacaremos de la olla poniéndolos boca abajo, encima de un trapo de cocina.

 Dejándolo enfriar y reposar para almacenarlo.






                                                                     Begoña